Lifestyle

4 países de América Latina donde ocurrieron milagros eucarísticos



En la Solemnidad del Corpus Christi, los católicos rendimos honor a la Eucaristía, que es el sacramento en el que Cristo está presente de forma viva y real.

A lo largo de los siglos, se han producido en varios países del mundo una serie de milagros eucarísticos, signo sobrenatural que resalta de manera singular la presencia de Dios, que han conmocionado a más de uno y han fortalecido la fe de los católicos.

El Beato Carlo Acutis, conocido como el ciberapóstol de la Eucaristía por su especial devoción a Jesús Sacramentado, creó un sitio web llamado “Miracolie Eucaristici” (Milagros Eucarísticos) donde muestra una lista de países donde ocurrieron estos milagros, entre los que menciona cuatro países de Latinoamérica.

A continuación, compartimos la historia de los milagros eucarísticos que ocurrieron en cuatro países de América Latina y que son reconocidos por la Iglesia Católica:

1. Argentina:

Según señala el sitio web, tres milagros eucarísticos ocurrieron en la parroquia de Santa María, ciudad de Buenos Aires 1992, 1994 y 1996.

El 1 de mayo de 1992, tras la Misa, se halló “fragmentos de hostia consagrada en el corporal” y como corresponde, fueron colocados en un recipiente con agua en el sagrario, pero no se disolvieron. El 8 de mayo, al abrir el sagrario, se vio que “se habían teñido de un color rojizo”. Dos días después, se hallaron “pequeñas gotas de sangre en las patenas” de Comunión.

El 24 de julio de 1994, “mientras el ministro de la Eucaristía cogía la píxide del sagrario, vio una gota de sangre que fluía por la pared”. El 15 de agosto de 1996, en la Misa de la Asunción, una hostia consagrada que se cayó al suelo se colocó en un recipiente con agua para que se disolviera, pero el 26 de agosto, se observó que se había transformado en Sangre.

En 1999, el entonces Obispo Jorge Mario Bergoglio (hoy Papa Francisco) pidió al profesor Ricardo Castañon Gómez investigar lo que pasó en 1996. En 2000, un experto en tejidos halló que las muestras tenían piel humana y glóbulos blancos, y tres años después, afirmó que era de un corazón inflamado, que significa que la persona “debe haber sufrido mucho”.

En 2005, un científico de la Universidad de Columbia dijo que era del ventrículo izquierdo, y lo etiquetó como un tejido vivo de una persona que sufre. Gómez concluyó que Cristo “quería mostrarnos su miocardio, que es el músculo que da vida a todo el corazón, tal como lo hace la Eucaristía con la Iglesia. Y ¿por qué el ventrículo izquierdo? Porque de ahí viene la sangre purificada y Jesús es el que purifica a su Iglesia de sus pecados”, indica el sitio web.

2. Colombia

Este milagro eucarístico ocurrió en Tumaco, durante el maremoto que devastó las costas del Pacífico en 1906, y logró salvar la vida de los habitantes del pueblo.

Según señala el sitio web, el P. Bernardino García de la Concepción relató que un terremoto azotó el territorio por casi 10 minutos, y el pueblo le pidió al párroco local, el P. Gerardo Larrondo, que hiciera una procesión con el Santísimo Sacramento.

Luego de que una ola cubriera el puerto y comenzara a arrasar con todo a su paso, el P. Gerardo, atemorizado, consumió todas las hostias consagradas y conservó solo una; luego, clamó a Dios que tenga piedad y convocó al pueblo a acompañarlo a la playa, dijo el P. García.

El párroco bajó a la costa del mar con la custodia en la mano y cuando la ola estaba por llegar, alzó la hostia consagrada “con mano firme y con el corazón colmado de fe” y “trazó el signo de la cruz”. Luego, el pueblo gritó conmovido: “milagro, milagro”, pues la ola, “como si hubiera sido detenida por una fuerza invisible y superior”, comenzó a retroceder.

3. Perú

Este milagro eucarístico ocurrió el 2 de junio de 1649 en Eten, durante la oración de las vísperas y la exposición del Santísimo Sacramento en honor a la fiesta del Corpus Christi.

Según señala el sitio web, cuando “el fraile franciscano Jerome de Silva Manrique estaba reservando la Custodia en el tabernáculo”, todos los fieles presentes vieron que en la hostia apareció “un rostro resplandeciente de un niño” con “rizos castaños”.

Fray Marco López, superior del convento de Chiclayo, relató que el 22 de julio de ese año, durante la exposición del Santísimo, “el Divino Niño Jesús” volvió a aparecer en la hostia. Según los testigos, “en la Hostia aparecían tres pequeños corazones blancos, unidos entre sí, simbolizando las tres Personas de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo”, indicó.

Esta vez lo vieron vestido con una camisa “según la usanza de los indios” y con “una túnica de color morado”. Según se explica el suceso, que duró 15 minutos, el Niño Jesús “quería identificarse con los habitantes mochica de Eten” y “demostrarles su amor”.

4. Venezuela

Este milagro eucarístico ocurrió en una Misa celebrada el 8 de diciembre de 1991 en Betania, cuando un sacerdote vio durante la consagración que la hostia comenzó a sangrar.

Según relata el sitio web, el P. Otty Ossa Aristizábal estaba celebrando Misa en el Santuario mariano de Fina de Betania, en Cúa, cuando tras partir la Hostia magna, vio que en la patena uno de los trozos “tenía una mancha roja y de ella empezó a brotar una sustancia roja, de forma similar al modo en que la sangre brota de una herida”.

El P. Aristizábal dijo que guardó la hostia en la sacristía y que al día siguiente vio que la hostia seguía sangrando, pero “solo de un lado de la partícula”, sin manchar “el resto de las especies eucarísticas”. El sitio web señaló que los fieles que estaban en Misa vieron el suceso.

El Obispo de Los Teques, Mons. Pío Bello Ricardo, ordenó investigar el suceso y los resultados confirmaron que la sangre no era del sacerdote, sino que era de tipo AB positivo, como la que se halló en la Sábana Santa de Turín y en la Hostia del milagro eucarístico de Lanciano, indicó.

El sitio web señaló que ocurrieron “muchos acontecimientos prodigiosos” relacionados al milagro. Entre ellos, destaca el del 12 de noviembre de 1998, cuando un joven que peregrinó a Betania vio por cerca de “30 segundos” que la Hostia del milagro “estaba en llamas y que había un corazón que latía que sangraba en el centro”, y dijo que logró filmar parte del suceso.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.