Lifestyle

5 ideas para crear un jardín sensorial


¿Encuentras paz y tranquilidad en la naturaleza? Entonces, aprende a crear un jardín sensorial en tu hogar para tener un espacio dedicado al bienestar.

5 ideas para crear un jardín sensorial

Última actualización: 18 junio, 2022

Un jardín sensorial es un espacio diseñado para el deleite de los sentidos, que busca crear una experiencia relajante a través de ideas que transmiten bienestar. De esta forma, aportan a la salud física y mental de quienes los disfrutan.

En este artículo te mostraremos varias opciones para crear un jardín sensorial que estimule todos tus sentidos y te permita tener un oasis de descanso.

Con seguridad, todos hemos experimentado alguna vez una sensación relajante en un encuentro con la naturaleza. De hecho, en ella hallamos un espacio ideal para la meditación y la contemplación. Incluso para la producción intelectual.

Por ello, no es extraño encontrar referencias a cómo los jardines han sido lugares de inspiración para artistas y poetas. Contar con algo así en tu casa no es un sueño. Solo debes aprovechar tu espacio y poner en marcha las mejores ideas para tener un jardín sensorial.

Historia de los jardines sensoriales

Desde la antigüedad, diversas civilizaciones han dado un lugar especial a los jardines, tanto en los espacios públicos como privados. De hecho, a lo largo de la historia se han desarrollado múltiples estilos y formas para diseñar estos lugares, que están influidos por la cultura.

De allí que existan referencias tan conocidas, como los jardines colgantes de Babilonia, los de Versalles, los de la Alhambra y los jardines japoneses, por nombrar algunos ejemplos.

Los jardines sensoriales son espacios creados para estimular los sentidos y brindar placer. Pese a que no necesariamente responden a un estilo específico, se pueden hallar rasgos de esta intencionalidad en los jardines zen o en los mediterráneos.

Una publicación de la Universidad de Sevilla, titulada Los sentidos en el jardín mediterráneo: la vista y la percepción de las formas, explica cómo el jardín mediterráneo se caracteriza por tener un diseño e integración de elementos que tienen una importante carga sensorial. Este componente sensitivo destaca sobre todo en el aspecto visual.

La planificación de un patio o un jardín es un paso esencial para lograr equilibrio y armonía en el espacio.


Las mejores ideas para crear tu jardín sensorial

Un jardín sensorial debe estar pensado para deleitar la vista, el olfato, el gusto, el tacto y el oído. Los elementos que se configuren alrededor deben cumplir con alguna de estas funciones para sacar el máximo provecho.

Los de grandes dimensiones, como los que se encuentran en palacios y templos, son todo un espectáculo. Al verlos, parece que es imposible tener uno en casa.

No obstante, esta es una creencia errada. Pues no importa tanto el espacio del cual se disponga, sino su distribución. ¡Debes tener un pensamiento estratégico y aprovechar cada rincón!

1. Rodéalo de belleza

Para deleitar el sentido de la vista, es fundamental tener múltiples colores y formas. No obstante, esto no es nada difícil en un jardín, pues el colorido y la belleza natural de las flores es el mejor punto de partida.

Debes considerar factores como la variedad de colores que deseas tener, los ciclos de floración y las necesidades de cuidado de cada una de las flores. De esta forma, puedes crear diferentes bloques de diseño.

Recuerda mezclar flores que tengan características similares, ya que compartirán el mismo lugar. Asimismo, elige colores que se complementen bien entre sí. El círculo cromático puede ser una gran ayuda para conseguir el objetivo.

Además, puedes tener materas de terracota o artesanales, que aporten lo suyo al espacio. Lo importante es que consigas armonía.

Elige flores llamativas que sean de tu predilección. Si se trata de plantas que dan frutos, mucho mejor.

Por otra parte, el diseño propio del jardín y la ubicación de los elementos también son una parte fundamental de la belleza que tenga. Dependiendo de la forma, busca crear figuras y bloques que resulten agradables, como trazar un camino. Si cuentas con un espacio grande, valora un arco con enredaderas. Asimismo, las plantas con follajes largos, que tengan movimiento, ayudan a crear efectos agradables a la vista. 

2. Planta sabores

Para conseguir un deleite de las papilas gustativas, una de las ideas es que el jardín sensorial también sea proveedor de sabores. Por esta razón, conviene que tengas un espacio dedicado al huerto, con productos que además sean bellos.

Puedes plantar fresas, tomates, arándanos, tener un limón o un cerezo. Elige plantas que se adecuen al tamaño y a tus condiciones climáticas.

Puedes sembrar aromáticas. La citronela, la lavanda, la albahaca, el romero, el perejil, el cilantro, la hierbabuena o la menta son excelentes opciones. Además, tendrás alimentos listos para pasar del jardín a la mesa.

3. Llénalo de olores

Los olores de las plantas son fundamentales entre las ideas para un jardín sensorial. Y esto no es una labor difícil.

Basta con sembrar aromáticas, rosas, jazmines o cualquier planta que desprenda un olor agradable. Procura que dichos olores no se encuentren todos juntos, pues te resultará complejo apreciarlos.

4. Mezcla texturas

La variedad de texturas es fundamental para el jardín sensorial. No solo debes tener plantas que generen diversas sensaciones al tocarlas, sino que contar con un pedazo de césped por el que puedas caminar descalzo es ideal.

Asimismo, puedes tener zonas con piedras lisas o arena, que te permitan tocar. Si tienes un estanque, meter los pies o las manos en un día caluroso generará una sensación deliciosa.

Por otra parte, puedes agregar otros elementos, como una hamaca, una silla cómoda o una manta, que te permitan sentarte a disfrutar del lugar y sentir por tu cuerpo las sensaciones agradables del jardín.

5. Genera sonidos agradables

Los sonidos no dejan de ser importantes en un jardín. Aunque es un sentido en el que no pensamos de primeras al entrar a un espacio verde, juega un papel clave.

Con una fuente, el sonido del agua será relajante. Sin embargo, también puedes poner comederos para pájaros que te permitan escuchar su cantar.

Si cuentas con un espacio grande, tener árboles que vibren con el viento generará un sonido muy agradable.

El movimiento de los árboles crea sonidos y armonías que nos relajan en el jardín.

Planifica antes de armar el jardín

Uno de los errores más frecuentes al crear un jardín es empezar a sembrar flores y mover elementos sin tener un plan específico. El resultado puede ser un espacio saturado y sin mucha gracia.

Por esta razón, antes de empezar a sembrar y poner elementos en tu jardín, debes tener en cuenta el espacio con el que cuentas y hacer un plano sencillo.

Después, imagina el lugar y qué elementos te gustaría incluir. Para ayudarte en el proceso, busca inspiración en otro tipo de jardines y toma nota de las ideas. No obstante, lo más importante es que te guste a ti y te genere sensaciones agradables.



¡Disfruta de los beneficios de tu jardín!

De acuerdo con la agrónoma experta en paisajismo, Monique Briones, los espacios exteriores ajardinados pueden ser espiritual y emocionalmente beneficiosos. De hecho, cada vez son más usados en hospitales y centros de rehabilitación. Al respecto, hoy en día existe el paisajismo terapéutico.

Ahora que conoces cómo crear un jardín sensorial en tu casa, sin importar lo grande o pequeño del espacio, es momento de que aproveches todos sus beneficios. Recuerda que no basta solo con diseñar; el mantenimiento también cuenta.

Te podría interesar…





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.