Lifestyle

Cantar el himno Tantum Ergo el Jueves Santo ayuda a ganar indulgencia plenaria



¿Sabías que es posible cantar un himno de adoración el Jueves Santo y ganar una indulgencia plenaria? Es verdad y se llama Tantum Ergo.

Una indulgencia plenaria es una gracia concedida por la Iglesia Católica por los méritos de Jesucristo, María y todos los santos para quitar todo el castigo temporal debido al pecado.

La indulgencia aplica a pecados ya perdonados. Se puede decir que con la indulgencia plenaria limpia el alma y la deja como si el fiel recién se hubiera bautizado.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) explicó en un documento que aunque con el bautismo y la confesión “la culpa sea quitada, y con ella la pena eterna que se debe al pecado, a saber, la condenación, la pérdida eterna de la presencia de Dios; quedan las consecuencias de los pecados que deben soportar los que los han cometido. tradicionalmente llamado el castigo temporal por el pecado”.

¿Qué es la pena temporal? La USCCB lo explica: “Todo acto pecaminoso crea un desorden dentro del alma de la persona humana; distorsiona nuestros deseos y afectos, dejándonos con ‘un apego malsano a las criaturas, que debe ser purificado aquí en la tierra, o después de la muerte en el estado llamado Purgatorio'”.

Por esta razón, “aquellos que han recibido el perdón de sus pecados todavía tienen la obligación de pasar por un proceso difícil y doloroso (la pena temporal por el pecado) para ser purificados de las consecuencias de sus pecados y restaurar las relaciones rotas”.

Sin embargo, a través de una indulgencia plenaria podemos ahorrarnos este proceso de purificación. Como lo explica la USCCB, “por la gracia de Dios, la participación en una oración o acción que tiene una indulgencia adjunta produce la restauración y reparación necesarias sin el sufrimiento que normalmente la acompañaría”.

El Jueves Santo se puede recibir este regalo especial que redunda en la purificación del alma cantando el Tantum Ergo, que son los dos últimos versos de Pange lingua, un himno en latín escrito por Santo Tomás de Aquino.

Tantum Ergo es la abreviatura de las primeras palabras del penúltimo verso del himno, Tantum ergo Sacramentum, que en latín significa: “Por lo tanto, tan grandemente el Sacramento”.

Estos magníficos versos son una expresión de adoración a Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento; por eso se suele cantar antes de la bendición que el sacerdote hace con la custodia.

El Jueves Santo, después de la Misa de la Cena del Señor, los fieles están invitados a participar en la adoración del Santísimo Sacramento durante toda la noche. Esto representa a los discípulos que fueron invitados a permanecer despiertos toda la noche con el Señor durante su agonía antes de la traición de Judas. Cantando el Tantum Ergo en este momento es como se obtiene la indulgencia plenaria.

Como siempre sucede con las indulgencias plenarias, se deben cumplir las condiciones para recibir la gracia, que son: confesión sacramental, recepción de la Sagrada Comunión, oración por las intenciones del Santo Padre, y completo desprendimiento de todo pecado.

Las tres primeras condiciones (confesión, Comunión y oraciones por las intenciones del Papa) se pueden cumplir unos días antes o después de realizar las obras para ganar la indulgencia, en este caso cantar el Tantum Ergo durante la adoración; pero es apropiado que la Comunión y la oración tengan lugar el mismo día en que se termine el trabajo.

Esta es la letra del Tantum Ergo:

Tantum ergo Sacramentum

Veneremur cernui

Et antiquum documentum

Novo cedat ritui

Praestet fides supplementum

Sensuum defectui.

Genitori, Genitoque

Laus et iubilatio,

Salus, honor, virtus quoque

Sit et benedictio

Procedenti ab utroque

Compar sit laudatio.

Amen.

A continuación una traducción al español:

Veneremos, pues, inclinados

tan grande Sacramento;

y la antigua figura ceda el puesto

al nuevo rito;

la fe supla

la incapacidad de los sentidos.

Al Padre y al Hijo

sean dadas alabanza y júbilo,

salud, honor, poder y bendición;

una gloria igual sea dada

al que del uno y del otro procede.

Amén.

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en CNA.





Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close