Business

Emprendedores, a ponerse el saco


 

Me mandaron un video que me pareció muy apropiado sobre el ser emprendedor(a) o empresario. Como el título de esta columna lo indica, emprender es un ejercicio que implica muchas actividades y es un verbo. Del video me encantó esta frase:

“Porque sólo el que carga el saco, sabe lo que pesa”.

No intento hacer una apología generalizada a los emprendedores que se vuelven empresarios de muchas formas. Los hay de todo tipo y sus actividades pueden ser muy variadas, pero lo que sí es un hecho es que sin una fuerza empresarial sana, productiva, que asume riesgos y carga las consecuencias casi siempre, no habría desarrollo económico y social que valga, ya que es notorio que el empuje de una minoría que encabeza nuevos proyectos, recluta personas para que los auxilien en su sueño y es la que paga muchas veces las consecuencias y las presiones que vienen con la puesta en marcha y crecimiento de un proyecto lucrativo. Se queja de las regulaciones gubernamentales, de los cargos excesivos de contribuciones sin ver los resultados en servicios y de la corrupción a todos los niveles, pero al final es el que paga sueldos, impuestos y otras cargas, y asume la gran responsabilidad de dar sustento a varias familias, incluyendo la propia que, algunas veces, no lo valora lo suficiente.

Es una persona obstinada, que quiere lograr que su proyecto en la mente se vuelve realidad. Lucha por este fin y, frecuentemente, descuida a sus seres queridos, puede tener malos humores y, definitivamente, carga con las consecuencias de sus decisiones erróneas, mismas que toma seguido, pues suele equivocarse. Al ponerse el saco, éste no resulta tan ligero como él o ella pensaban, y la carga física, económica y mental les pesará mientras vivan. Algunas veces se la heredará a sus sucesores y ellos tendrán que cumplir con su legado. Muchos no lo logran por diversas razones, lo cual es una tristeza porque se pierde riqueza a la comunidad, empleos y estabilidad, entre otras cosas.

Los otros factores que rodean al emprendedor(a) y posterior empresario están directamente involucrados en su desarrollo, ya que viven de su éxito, cobran una parte de sus ganancias, generan otras actividades básicas para la región o país como la salud, educación y la seguridad de la población y sus bienes. Contribuyen a que vengan personas capacitadas a trabajar, a poner nuevos negocios y ofrecer cultura y entretenimiento para todos. Simplemente, son generadores de oportunidades y su trabajo les permite crear otras actividades que enriquecen a la comunidad.

Están en peligro, no sólo de bandas delincuenciales que los acosan a todos constantemente, sino de personajes corruptos y voraces que desean una tajada de lo que generan sin contribuir a la sociedad. A estas personas o instituciones “no les queda el saco”, pero lo hacen más pesado de cargar por el empresario.

No hago juicios de valor, hay gente valiosa en todas partes y también individuos deshonestos y con muchos defectos, pero les aseguro que poniendo en la balanza a los emprendedores(as) y los negocios que han generado, el país ha progresado y deben seguir proporcionando riqueza, empleos dignos y la paz que deja una región en desarrollo. Amigos emprendedores(as): ¡pónganse el saco, aunque les pese!                                           

 

Asesorías: 55 6965 6876





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.